La Gestión de tus Emociones

Estamos en un mundo de ritmo eléctrico, donde todo lo que importa es material, vamos de la mano con las prisas, con las apariencias, vamos siempre a matacaballo sin importarnos nada los demás, inmersos en una carrera hasta para dormir, seguimos patrones de conducta heredados de otra época, de otra vida, patrones tóxicos porque no corresponden a lo que actualmente vivimos. Seguimos creyendo que somos los mejores en todo, seguimos abasteciendo nuestro yo interior de ego, de hipocresía, de miedos, de soberbia, de excentricidad, seguimos con un comportamiento arcaico que lo único que hace es vislumbrar nuestras carencias de adaptación al nuevo hoy.
Para poder aprender a gestionar las emociones debemos hacer el esfuerzo de comprendernos, de entender de qué está hecho nuestro mundo interior, cuáles son los miedos que nos limitan y el motivo por el cual esto es así. Debemos identificar que las emociones que más brillan en nosotros tienen un origen, una raíz que marca el devenir de la misma. Necesitamos parar, pensar, sentir, escucharnos, comprendernos, saber cómo somos, quiénes somos, de dónde venimos y hacia dónde queremos ir.

Si te preguntara ¿cuáles son las emociones que te identifican? ¿qué me contestas?

(puedes hacerlo abajo en comentarios y te contestaremos encantados)

Seguramente tendrías que parar, pensar, sentir para poder responder, eso mismo te pido que hagas contigo cada día, ese mismo proceso para poder aprenderte desde dentro hacía fuera. La misión de cada persona es ser feliz y la segunda misión es hacer felices a los demás. Para poder llevar a cabo ambas, tienes que conocerte, tienes que saber cómo eres, qué te ilusiona, que te entristece, que te enfada, que te contenta, tienes que conocerte a fondo para poder mejorar, para poder ser tú en cuerpo y alma. La gran magnitud de conocimiento que tengas sobre ti te ayudará a profundizar mucho más en todo aquello que deseas y quieres. La clave de todo está en ti, está en todo lo que puedes ser si quieres serlo, si quieres conseguir tu libertad personal para disfrutar de un mundo mejor haciendo que tu mundo interior sea limpio, claro y puro.
Dentro de este ritmo eléctrico que llevamos, tenemos que saber parar, saber decir no a muchas cosas, debemos aprender a situarnos en la primera línea de preferencias personales, muchos pensáis que puede ser egoísmo, pero si lo pensáis bien, no hay nada mejor que estar bien con uno mismo para poder dar lo mejor a los demás, ya sean tus hijos, tus padres,hermanos, pareja o amigos, cuando tú estás bien contigo, estás bien para el mundo. ¿De qué te sirve atender a todos mientras tú te apagas en tu interior? Al final llega un momento que la vida te obliga a parar, te obliga a detener todo aquello que haces a base de fuerza, de esfuerzo y sacrificio. ¿Por qué? Porque es necesario que todo lo que debías hacer por ti y no lo has hecho, la vida te dice cómo debes hacerlo. La mejor manera de poder evitar esto es aprender desde el primer momento que eres consciente, por eso te escribo desde aquí, para que el primer paso sea este, ser consciente de lo que hacemos por ritmo y lo que debemos hacer por salud emocional.

Ser consciente te da la oportunidad de cambiar tu perspectiva, de cambiar tu vida, tomar decisiones importantes que atraigan cosas nuevas y buenas para ti como para los tuyos. Todos tenemos la capacidad de mejorar siempre y cuando no nos limitemos y nos empecinemos en imponer nuestra cabezonería haciendo estallar nuestras carencias a efectos públicos. El ser humano por naturaleza se niega y se cierra a los cambios, todo esto pasa por la inseguridad de no saber que va a pasar, que a va a suceder, no confiamos en nosotros y preferimos quedarnos en todo aquello que ya hemos aprendido a manejar o con los que nos hemos acostumbrando a vivir.

Gestionar las emociones te da la posibilidad de evolucionar y proyectar hacia tu futuro desde un yo más sano. Saber qué te ocurre, el motivo de porque te encuentras de una u otra manera es fundamental para poder sanar desde tu interior. Una de las cosas que más sucede cuando aprendes a gestionar tus emociones es que relativizas mucho más las cosas, les da importancia a las cosas de una manera más proporcionada, no te permites ningún tipo de pico desorbitado ni en euforia ni en desidia, mantienes una línea mucho más estable, más regular para adquirir una vida más plena, más satisfactoria.

Nosotros abogamos por una educación emocional para adultos y niños, es muy importante que aprendamos a saber cómo somos realmente y que aprendamos de verdad a usar la inteligencia emocional para nuestro día a día. En nuestras sesiones de coaching y mentoring trabajamos la identificación de las emociones para poder analizarlas, una vez entendidas, las gestionamos de forma correcta y ayuda a vivir una vida más natural y sin tanto estereotipos, ni apariencias, sin rabia, sin miedos, sin incertidumbre, hay muchas de estas emociones que nos acompañan durante toda nuestra vida y debemos aprender a gestionar para que no se apoderen de nuestras decisiones.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRIBETE Y DESCARGA GRATIS ESTE FANTÁSTICO   “E-BOOK

¡Suscríbete!

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog.